Más pruebas en contra de las bebidas con azúcar

Artículo publicado el 29/05/2013

Qué se sabe del tema

Ingerir alimentos con azúcares se ha relacionado con numerosos problemas de salud como obesidad, enfermedades del corazón, diabetes, caries, etc.

En la actualidad, la obesidad es un problema de salud muy importante a nivel mundial, que en muchos países desarrollados afecta a la tercera parte de los habitantes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está realizando una guía para establecer recomendaciones acerca de los azúcares en la dieta.

Para poder elaborar las recomendaciones, es necesario conocer en qué medida tomar bebidas o alimentos azucarados contribuye a la obesidad y disminuir su ingesta contribuye a perder peso.  Para ello, la OMS encarga este estudio en el que se revisan numerosos trabajos que analizan la relación entre los alimentos y bebidas dulces y el peso.

Resultados del estudio

Se analizan 68 estudios. En conjunto concluyen que en los adultos que disminuyeron la cantidad de azúcares de la dieta, se redujo el peso entre 400 gramos y 1,2 kg. Si aumentaban los azúcares, el peso se incrementó entre 300 gramos y 1,2 kg. En cuanto a los niños que tomaban más azúcares, el sobrepeso fue mayor al cabo de un año. En general, las variaciones de peso se produjeron en cortos periodos de tiempo que oscilaban entre 8 semanas y 10 meses.

Aunque esta revisión no pudo demostrar que la disminución de azúcares en la dieta de los niños redujera su peso, los resultados globales confirman lo encontrado en otros estudios en cuanto a la asociación entre el consumo de azúcares y la obesidad. Con los conocimientos actuales, es recomendable no proporcionar bebidas dulces y azúcares extra a los niños, debido a que aumentan el riesgo de obesidad infantil.

Limitaciones del estudio

Los estudios en adultos demuestran que subir o bajar los azúcares de la dieta tiene un efecto directo sobre el peso; en niños no sería ético realizar el experimento, por lo que las pruebas vienen de medidas indirectas observando la dieta espontánea de distintos grupos de niños, y viendo que los que toman más azúcares son más obesos.

Artículo completo >