La obesidad en los adolescentes aumenta el riesgo de tener asma

Artículo publicado el 22/01/2014

Los niños con obesidad tienen un aumento del riesgo de padecer asma. Sin embargo no se conoce si la obesidad en sí misma es la causa de que un niño tenga asma o se trata de otros factores que contribuyen a que se asocien ambas enfermedades.

Este estudio se realizó en 4201 niños nacidos en una ciudad al sur de Brasil en el año 1993. A la edad de 11 y 14-15 años se les midió  el peso y la talla y se calculó el índice de masa corporal para diagnosticar si tenían obesidad.

Se les realizó una encuesta para conocer si tenían asma. A las familias se les preguntó si habían tenido sibilancias (ruidos en el pecho) en el último año y   a los 11 y a los 15 años (para comprobar si las sibilancias eran persistentes).

Resultados: a la edad de 11 años el 10% de los niños eran obesos y a los 14 años el 9%. Tuvieron sibilancias a los 11 años el 13% y a los 15 años el 12%. Un tercio de los niños que tuvieron sibilancias a los 11 años,  continuaron teniéndolas a los 15 años.

Si los niños eran obesos a los 11 años, a los 15 años tenían mayor riesgo de haber tenido sibilancias en el último año.  Además la posibilidad de tener sibilancias de forma persistente fue tres veces superior que en el grupo de no obesos, sobre todo si seguían siendo obesos a los 15 años.

En resumen, los niños obesos al comienzo de la adolescencia tienen mayor riesgo de tener sibilancias a los 15 años. Por ello la prevención de la obesidad,  aparte de los beneficios para la salud, puede contribuir a disminuir las sibilancias y el asma en los niños.

Limitaciones del estudio: con los estudios actuales no es posible establecer la relación que hay  entre la obesidad y el desarrollo de sibilancias o asma. Pero ya hay numerosos estudios que encuentran que los niños obesos padecen sibilancias y asma con más frecuencia que los que no lo son.

Artículo completo >